Featured

Esclavitud en el año 2017

african-american-1386235.jpgNo hace tantos años que, la esclavitud estaba instaurada en nuestras comunidades como algo normal… Los gladiadores luchaban como animales ante la mirada divertida de la clase alta. Las mujeres, aún hoy en algunos países, tienen que comer apartadas de los hombres, y por supuesto no tienen derecho al voto. Esto actualmente, nos parece una aberración, una injusticia, y una violación de los derechos fundamentales contra la que hay que luchar.

Sin embargo el uso y abuso que se hace de los animales para experimentación animal en laboratorios (por ejemplo…), para el testeo de productos cosméticos… ¿Nos parece menos mal? O es que apenas nos enteramos… Claro las firmas de cosmética no nos van a contar las prácticas habituales realizadas a los animales en laboratorios (abrasión y quemaduras en la piel, irritación ocular y cegueras… El miedo, sumado al dolor, sin olvidar el aislamiento, son algunos de los ejemplos de la tortura a la que son sometidos los animales en laboratorios. ¿Te cuesta creerlo? Lee

 

 

Anuncios

Suavizante para el cabello casero de lino

semillaslino

Lo que voy a contarte en esta entrada es algo que he descubierto recientemente, con resultados excelentes para mi cabello y mi piel. Como ya he dicho muchas veces, no publico nada que no haya probado y realizado personalmente. Hay muchas recetas al alcance de todos en la red que pueden transcribirse y compartirse, pero a mí me gusta experimentar con el producto, comprobar personalmente sus efectos, a corto y medio plazo, practicar con las texturas, y poder hablaros desde una experiencia real, que por su puesto no tiene que ser válida para una totalidad, pero sí para una generalidad.

Bueno vamos a ello, se trata del lino. Las semillas de lino, también llamadas linaza, son muy conocidas por ser una fuente importante de micronutrientes, son ricas en proteínas y fibra, contienen yodo, hierro, zinc, magnesio, calcio, potasio, manganeso, silicio, cobre, níquel, fósforo, cromo y vitamina B1; pero fundamentalmente son apreciadas por ser ricas en ácidos grasos omega-3, ácidos alfa linolénicos (ALA). Son también muy utilizadas para reducir el colesterol y bajar peso, pero de lo que yo quiero hablarte hoy, es de sus interesantes beneficios para la piel y el cabello, y aquí es donde voy a contarte mis descubrimientos. La linaza (además de todo lo mencionado anteriormente), tiene grandes cantidades de mucílagos, gracias a ellos, se puede hacer con ella un gel muy versátil, que es el que vas a utilizar para la piel y el cabello.

semillas-de-lino-propiedades-y-beneficios-Vidanaturalia

Lo que tienes que hacer para aprovechar las propiedades de la linaza es preparar un agua de lino, se trata de un proceso muy sencillo:

¿Qué necesitarás ?

  • 2 vasos de agua mineral, de manantial o destilada.
  • 1 cucharada de lino.

¿Cómo se hace?

Pones a hervir el agua a fuego medio y echas la cucharada de lino. Cuando el agua empiece a hervir, mantenla 3 minutos aproximadamente, hasta que el agua vaya tomando una textura de gel.  En ese momento retírala del fuego, déjala reposar medio minuto y pásala a un recipiente contenedor de cristal,  a través de un colador. Yo suelo utilizar un bote de conserva de mermelada (debe estar bien lavado), ya que es muy útil para conservar el gel de lino, que te durará una semana en la nevera (para que te dure unos días más puedes añadirle unas gotas de limón), o incluso puedes congelarla. Debes utilizar un colador que tenga los agujeritos lo suficientemente pequeños como para retener las semillas y lo suficientemente grandes como para dejar pasar el gel sin dificultad. Un consejo es que no te demores mucho en colar el gel, (con un tiempo de reposo razonable desde que lo retiras del fuego), pero no excesivo, ya que la linaza gelifica muy rápido, y cuanto más se enfría, más difícil se hace después colar el gel.

Así te quedará:

Los-maravillosos-usos-del-agua-de-linaza-para-la-salud-el-cabello-y-la-piel-500x307

Yo personalmente prefiero el lino marrón originario de Canadá, frente al amarillo o dorado originario de EE.UU, únicamente porque hay un tipo de lino amarillo que fue modificado genéticamente, y es más difícil de distinguir, por lo demás, apenas se diferencian, pero eso es a tu elección. El lino es muy fácil de encontrar, no es nada caro, (entre 1 y 3 euros el kilo dependiendo de la calidad). Mejor si es de procedencia eco, bio, org.

Una vez tienes tu agua de lino preparada en un bote, ya puedes utilizarla como tónico para la piel, y/o como suavizante para el cabello.

Para la piel yo lo utilizo siempre con la cara lavada, lo aplico sin más con las manos limpias por rostro y cuello, deja una sensación muy fresquita, y cuando se seca tiene efecto lifting como el gel de aloe, después noto la piel muy suave e hidratada, me encanta. Si lo aplico antes de ir a dormir, después me echo aceite de coco y la combinación es perfecta!

Mi experiencia en el cabello, es un cabello profundamente humectado, lo que es sinónimo de máxima hidratación. Lo que yo hago, es utilizarlo como crema suavizante. Lavo mi pelo como de costumbre, y con el pelo aclarado aún mojado, aplico el agua de lino, en todo el cabello, yo lo hago tanto en el cuero cabelludo, como en medios y puntas, dando un suave masaje y ayudando a desenredar, después lo envuelvo en una toalla, y dejo secar. Es tan humectante, que tu pelo tardará más en secarse como consecuencia de la retención de agua. Una vez seco notarás que está muy flexible e hidratado, suave, pero fuerte, y limpio. La sensación es de pelo limpio y suelto, pero lo más notable y destacable, en mi opinión, es la sensación de pelo muy hidratado y flexible. Un detalle, si aplicas demasiada cantidad de gel, según va secándose el pelo, notas que se queda apelmazado en algunas partes, como si hubieras aplicado gomina o laca, (tiene sentido, es el efecto del gel una vez seco), pero si lo peinas o separas con las yemas de los dedos, notas que se separa sin dificultad, y el pelo se siente limpio, es decir, que perfectamente podrías utilizar la misma fórmula como gomina natural aplicando más cantidad, o dejándola hervir más tiempo, para que gelifique más, pero con la ventaja de que es natural y no deja residuos en tu cabello.

Así queda mi cabello seco después de aplicar el agua/gel de lino como suavizante casero. La primera es con luz natural del sol y la segunda con luz de flash:

20171112_120019

20171112_120632

Para mí, el agua de lino está siendo excelente como producto de belleza:

  1. Muy fácil de preparar.
  2. Muy fácil de aplicar.
  3. Muy económica.
  4. Efectos notables en cabello y piel..
  5. Y lo más importante, no está testada en animales, no tiene efectos secundarios sobre nuestra salud, y es respetuosa con el medio ambiente.

ashes4

“Cuestionar nuestras más arraigadas creencias requiere de mucho coraje porque implica aceptar que hemos podido estar equivocados toda la vida”.David Fischman

uyHwZ

 

Cosmética Ética

monkey-1346590

¿Por qué elegir cosmética artesana, natural y cruelty free?

Millones de animales en todo el mundo están siendo sometidos a crueles sufrimientos, intensos dolores y muerte agónica, con el objetivo de ensayar nuevos ingredientes para fabricar productos en el sector cosmético. Productos que todos utilizamos a diario en nuestra higiene y arreglo personal (champús, geles, dentífricos, desodorantes, cremas, jabones, espumas de afeitado, maquillaje, lacas, mascarillas, suavizantes, etc.). Las pruebas más habituales incluyen ensayos para probar el grado de toxicidad, sensibilización cutánea e irritación ocular. Los animales son obligados a la ingestión e inhalación forzosa de sustancias. Estas prácticas son las menos agresivas si la comparamos con los envenenamientos, las cegueras y las quemaduras. Algunas pruebas requieren ser hechas sin anestesia. Los animales suelen ser mantenidos en jaulas individuales (aunque sean especies sociales), sin ningún tipo de enriquecimiento ambiental y sin comunicación entre ellos, lo que contribuye a hacer más intensa su sensación de separación y aislamiento. La mayoría de los experimentos terminan con eutanasia (en caso de que no mueran durante el experimento).

En Marzo de 2013, se aprobó una ley en el marco europeo, que prohíbe el testeo de productos sobre animales, con fines cosméticos. Sin embargo, esta ley tiene huecos que las empresas sortean hábilmente, para poder seguir ejerciendo este monstruoso método. Los laboratorios de experimentación, son auténticas cámaras de tortura, donde animales, de todo tipo (conejos, perros, gatos, cobayas, ratones, monos, etc.), son sometidos a una interminable secuencia de miedo, dolor y soledad, hasta su muerte, para fabricar un producto cosmético… El resultado final del producto, no ofrece garantía absoluta con este sistema, pues está demostrado científicamente que los resultados obtenidos en animales no siempre son extrapolables a los humanos. Las diferencias fisiológicas entre distintas especies, el stress que sufren y las condiciones en las que son mantenidos los animales, dificultan que un producto resulte seguro. Contrariamente, las alternativas a la experimentación animal, cultivos in vitro de células, tejidos y órganos, son seguras. Pero sobre todo, esto no debe apoyarse en una cuestión técnica, sino en una cuestión ética.

Esta ley ha servido para poco, ya que se sigue experimentando. La ley permite que cualquier compañía ubicada en Europa que desee comercializar sus productos fuera de la U.E. pueda seguir experimentando con animales. Los métodos alternativos a la experimentación animal deben estar validados a nivel comunitario por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Con lo que, si las compañías no tienen un método alternativo o éste no es validado, parece que también se podrá experimentar en animales. Además, si un producto cosmético contiene un ingrediente listado en el REACH (registro de evaluación de sustancias químicas a nivel europeo), no evitará ser testado en animales. Así que esta ley no ha librado a los animales de la experimentación en los laboratorios.

La cosmética de consumo además, fabrica sus productos con sustancias químicas de síntesis (sulfatos, siliconas y parabenes).

¿Qué son los sulfatos, parabenes y siliconas?

Los sulfatos, (presentes en la mayoría de champús) se usan para hacer espuma y aportan sensación de limpieza por su condición jabonosa, pero en realidad son detergentes que no sólo arrastran la suciedad, sino también nuestros aceites naturales. Son irritantes y eliminan la capa protectora de la piel y el cuero cabelludo. Llegan fácilmente al torrente sanguíneo y pueden ser perjudiciales pare el sistema inmune. Pertenecen a la familia de los surfactantes y son muy económicos, por lo que resultan muy ventajosos. Los más comunes son SLS (Lauril Sulfato de Sodio) y ASL (Lauril Sulfato de Amonio).

Los parabenos o parabenes, son conservantes que se utilizan ampliamente en cosmética para matar bacterias, evitar el crecimiento de microorganismos y así conservar el producto por más tiempo. Existen parabenos naturales, pero el 90% de los que se utilizan en cosmética, son químicos y contienen: (metanol, propanol y etanol), y están relacionados con el cáncer, los desequilibrios hormonales y algunas alergias. Los podrás identificar en tus productos con la siguiente nomenclatura: E214, E215, E216, E217, E218 y E219 o también todos aquellos que contengan el término “paraben” como benzylparaben, propylparaben, ethylparaben, methylparaben, etc.

Las siliconas, se utilizan en la mayoría de cremas, maquillajes y sobre todo en productos capilares, para dar esa sensación de suavidad y flexibilidad, y realmente la ofrecen con un efecto inmediato. El problema es que sellan la piel y el cabello impidiendo la transpiración, pues se trata de un producto oclusivo, que si bien protege de los agentes externos a corto plazo, con el uso prolongado reseca, debilita y empeora.

Las siliconas pueden ser volátiles, solubles y no solubles. Las peores son las no solubles (como siloxane, dimethicone o cyclomethicone), pues no se desprenden con los lavados, por lo que cada vez se acumulan más con el uso repetido. Las solubles se van con el agua y las volátiles con el aire.

Aceites minerales. Son derivados del petróleo con un efecto similar a las siliconas, dan una sensación de suavidad artificial y taponan los poros. Se suelen usan para dar consistencia a los champús, pero arrastran la queratina natural del cabello, volviéndolo opaco y encrespado. Es muy económico y resulta mucho más rentable que el aceite vegetal.

Hay mucha controversia con respecto a estas materias, y las marcas fabricantes intentan defenderse, alegando que pequeñas cantidades de estos ingredientes en un solo producto no resultan dañinas. Sin embargo, la gran mayoría de los cosméticos contienen estos compuestos, por lo que la acumulación de esta proporción diaria ya no es tan pequeña, y hay productos que se usan conjuntamente varias veces al día (dentífricos, cremas faciales y corporales, productos capilares, desodorantes, geles…).

La industria cosmética difícilmente va a cambiar, pues su acción, gira en torno su interés económico. Pero sin demanda, no hay oferta. Por eso lo único que podemos hacer es cambiar esa demanda.

Elegir cosmética artesana y vegana, contribuye a luchar contra la explotación animal, beneficia la salud y hace eficaz aquello a lo que está destinado el producto, la belleza.